Martes, 18 de Mayo de 2021

El fatídico año 2020 cerró con un balance de 85.000 bares y restaurantes clausurados en toda España por la pandemia del covid y con pérdidas de hasta 70.000 millones de euros. Un panorama absolutamente desolador que no ha frenado a cinco jóvenes e intrépidos madrileños a cumplir su sueño: abrir un restaurante en la capital.

Pedro Ochandiano, Daniel Sandmeier, Enrique Mozo, Javier Montes y Juan Carlos Tur tenían previsto abrir Tranvía 36 en abril de 2020, tal y como relata este último a Madrid Hoy. Sin embargo, el confinamiento se interpuso en su camino y no les quedó mas remedio que posponer la apertura.

Varios meses -y quebraderos de cabeza- después, estos cinco jóvenes, a los que se unió también el chef Antonio Bustos, decidieron lanzarse a la piscina y, pese a las adversidades, abrir sus puertas el pasado mes de diciembre.

«Después de cambiar de fecha varias veces, en diciembre dijimos ‘hasta aquí’, porque, a pesar de la situación, ya personalmente teníamos ganas de poner en marcha el proyecto en el que llevábamos trabajando tanto tiempo», explica Tur a este periódico.

Una decisión que resultó acertada a tenor de la buena acogida que tuvo el establecimiento, situado en la calle Maudes, a escasos metros de la popular Ponzano, una de las vías gastronómicas y de ocio más famosas de la ciudad.

Aunque en enero, con el endurecimiento de las restricciones en el sector de la hostelería por el covid, la clientela se ha visto afectada, Tur se muestra optimista con que dentro de poco la cosa va a ir recuperándose y, sobre todo, con la inminente inauguración de la terraza, un acontecimiento que califica como clave para la viabilidad del negocio.

¿POR QUÉ TRANVÍA?

El nombre de Tranvía 36 es un homenaje a Madrid y a su historia porque por donde está hoy en día el local pasaba hace ya más de medio siglo la línea 36 del tranvía que unía la Glorieta de Bilbao con Cuatro Caminos, un medio de transporte que desapareció de las calles de la ciudad en 1972 tras 101 años de servicio a los madrileños.

Pero la tradición no se refleja solo en el nombre sino también en la cocina, dirigida por Montes y Bustos, dos reputados chefs, que ofrece platos castizos pero «con un giro innovador y moderno».

Así, su asequible oferta gastronómica (unos 25 euros por persona) se centra en aperitivos y raciones combinadas con las notas «frescas y rejuvenecidas» de la cocina actual «que culminan con toque gourmet a los platos de toda la vida».

Además, la oferta no es solo presencial sino que el restaurante ha arrancado con una fuerte apuesta por el servicio a domicilio que, aunque de momento acapara menos cuota que la comida en el local, va creciendo poco a poco.

Juan Carlos Tur explica que a día de hoy era prácticamente impensable para los socios no contar con el servicio ‘delivery’, más después del ‘boom’ que ha vivido con la pandemia.

Con el objetivo puesto en convertirse en el nuevo restaurante español de referencia en el barrio de Chamberí, Tranvía 36 cumple dos meses de vida con la confianza de que las restricciones vayan, poco a poco, suavizándose y, en última instancia, poder dar también copas hasta las dos de la mañana.

Como en la bendita vieja normalidad. Así sea.