Lunes, 26 de Octubre de 2020

Los empresarios madrileños, y muy especialmente los hosteleros, atraviesan una situación dramática por la pandemia del coronavirus. Aunque esta sea una realidad incómoda, es donde ha querido poner el acento el Presidente de CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, Miguel Garrido, en la Asamblea General 2020 de la patronal madrileña celebrada este jueves.

«Esta es la realidad, no hay que disfrazarla ni enmascararla«, ha subrayado Garrido porque, ha explicado, el primer paso para solucionar un problema es asumirlo con toda su crudeza.

Lo que parecía que iba a ser una crisis circunstancial de la que iba a salir rápido el tejido empresarial madrileño se ha convertido en un problema «mucho más profundo» que va más allá de lo que la propia CEIM creía cuando comenzó la pandemia.

Una situación que, además, se ha unido a una tendencia que ya arrastraba la economía española en 2019 de «debilitamiento» porque «no se acometían las reformas que había que acometer».

Por todo ello, Garrido ha presentado un “Paquete Extraordinario de Medidas Urgentes de Auxilio” en el que propone al Gobierno de Pedro Sánchez una serie de medidas para alejar a los empresarios del abismo.

La primera de ellas pasa por facilitar la restructuración de las empresas «para que puedan equilibrar sus cuentas de resultados y evitar su destrucción y la de cientos de miles de puestos de trabajo».

En este sentido, Garrido también reclama que se facilite un tránsito de ERTE a ERE sin que el coste de las indemnizaciones comprometa la continuidad de la empresa, para lo que propone que el FOGASA se haga cargo del 50% del coste de indemnización por despido cuando sea necesario para permitir la viabilidad de las empresas.

Por otra parte, los empresarios madrileños abogan por ampliar un año la carencia de todos los créditos ICO y ofrecer una mayor flexibilidad en los plazos de amortización; así como anular los privilegios de las administraciones públicas en los procesos concursales.

Asimismo, Garrido propone reimplantar el contrato de lanzamiento de nueva actividad, con una duración de tres años y la aplicación de rebajas fiscales para lograr que cientos de miles de negocios no sigan la estela de las 130.000 empresas que ya han tenido que cerrar por la crisis económica derivada del Covid-19.

Por último, el presidente de CEIM defiende la efectividad del modelo alemán, denominado “Kurzarbeit”, para afrontar crisis coyunturales como la actual, que se basa en reducción de jornada y salario y en invertir en formación para los trabajadores.

«Hay que tener en cuenta que Alemania cerró el ejercicio anterior con una tasa de desempleo del 5% y que este año prevén que cierre en un 5,3%, es decir, algo están haciendo bien y algo debemos copiar de lo que hacen«, ha señalado.

«En definitiva, nos encontramos en una situación de emergencia empresarial y por ello queremos hacer un llamamiento al conjunto de la sociedad, a políticos, a altos cargos de las administraciones, a los propios empresarios, y, desde luego, a los trabajadores españoles porque todos nos estamos jugando mucho en esta partida, está en juego el estado del bienestar y por eso debemos actuar con una enorme responsabilidad, con altura de miras y con valentía para afrontar los retos y las reformas que nuestra economía necesita para volver a la senda del crecimiento, de la creación de riqueza, de la creación de empleo», ha concluido Garrido en su discurso.