Miércoles, 04 de Agosto de 2021

«Sánchez vete a tu casa», ese es el mensaje, corto pero contundente y diáfano, con el que opositores al Gobierno quieren empapelar Madrid.

Se trata de una campaña de crowfounding impulsada por el tuitero anónimo Periodista infiltrado (@infiltradoxxx) que tiene como objetivo colocar carteles y lonas en marquesinas y distintos puntos de la capital para protestar contra Pedro Sánchez.

Más de medio centenar de donantes ya han aportado cerca de 1.300 euros a la causa, que pretende recaudar un total 68.300 euros para conseguir la «máxima repercusión posible».

Precisamente, con ese objetivo en mente, el impulsor ha querido dar un paso más y transformar la protesta de estática a dinámica a lomos de camiones que luzcan los carteles.

Por eso ha escrito en Twitter, donde suma más de 15.000 seguidores, que quien tenga un camión no dude en ponerse en contacto con él si quiere pegar un cartel.

Cerca de un mes después de que la campaña arrancara en la plataforma Go Found Me, este domingo se colocaron los primeros carteles en marquesinas con las que espontáneos que pasaban por ahí no dudaron en fotografiarse.

«Nos quieren callados y obedientes pero ningún gobierno puede contra la fuerza de un pueblo», reza el texto del crowfounding que promete con las aportaciones realizadas hacer algo «increíblemente grande y con una gran repercusión» porque «la unión hace la fuerza».

Periodista infiltrado ha asegurado en su perfil de Twitter que a lo largo del día de hoy continuarán colocando más carteles y que están preparando algo «que va a ser la bomba» y que podremos ver en pocos días. Estaremos atentos.

LA CRISIS DISPARA LAS PROTESTAS

La cuestionada gestión de la crisis del coronavirus que ha realizado el Gobierno de Pedro Sánchez ha disparado la oposición a su Ejecutiva en las calles, empezando en la madrileña Núñez de Balboa y extendiéndose por toda España.

El movimiento conocido como «La revuelta de las cacerolas», que durante semanas fue diario se ha transformado ahora en semanal, con los miércoles como día de convocatoria oficial para que no decaiga el clamor de la sociedad civil contra un Gobierno «negligente» (pincha aquí para leer esa noticia).

Y es que, aunque lo peor de la pandemia de la Covid-19 parece que ya ha pasado, las consecuencias económicas y sociales de la crisis van a dilatarse mucho en el tiempo, lo que fomenta nuevas e innovadoras formas de protesta más allá del balcón y la cacerola como esta de cartelería.