Lunes, 26 de Octubre de 2020

Más de dos años y cuatro meses después de aquella ignominiosa moción de censura con la que Pedro Sánchez apartó a Marino Rajoy de la presidencia del Gobierno de España, el honor de este último ha quedado reparado gracias al Tribunal Supremo.

Un día después de que el Alto Tribunal subrayara la inocencia del Partido Popular en su ratificación de la sentencia de Gürtel, el expresidente ha emitido un comunicado en el que muestra su total satisfacción porque haya quedado probada la «enorme manipulación» que fue la moción de censura contra su Gobierno en base a partes de la sentencia de la Audiencia Nacional sobre esa trama corrupta que han quedado anuladas por el TS.

«Ayer la Justicia afirmó con rotundidad que: ‘no puede afirmarse la autoría del Partido Popular como autor de delitos de corrupción y prevaricación irregular al no solicitarse su condena en tal sentido y haber sido traído al proceso como partícipe a título lucrativo que presupone que el beneficiario no solo no participó en el delito sino que desconoció su comisión‘ y añade que ‘la condena como partícipe a título lucrativo no solo es compatible con la buena fe y por supuesto con la inocencia, sino que presupone esta última‘», reza el comunicado citando la sentencia.

Además, el exdirigente popular recuerda las palabras que él mismo pronunció desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados aquel 31 de mayo de 2018 que ahora han quedado probadas: «La sentencia de Gürtel no condena al Gobierno de España ni a su presidente ni a ninguno de sus miembros, no condena a ningún militante del Partido Popular y no recoge ninguna condena penal contra el Partido Popular. En resumen, toda la justificación de la moción de censura está construida sobre la base de una enorme manipulación de una sentencia que no es firme y además tiene un voto particular».

Rajoy siente lo acontecido ayer como «una reparación moral» y ha agradecido a todos los españoles y militantes del PP que le apoyaron a lo largo de su trayectoria política y, muy especialmente, durante su etapa el frente de la presidencia del Gobierno de España.

«Confío en que esta reparación moral les anime a seguir trabajando sin desfallecer por el bienestar, las libertades y la concordia entre españoles, valores éstos que hoy percibo más necesarios que nunca«, concluye.