Miércoles, 04 de Agosto de 2021

El pasado domingo 10 de mayo algo ocurrió en la madrileña calle Núñez de Balboa. Los vídeos de agentes de la Policía Nacional deambulando por la calle mientras desde los balcones los vecinos coreaban: «¡libertad!, ¡libertad!» han corrido como la pólvora.

Pero, ¿qué ocurrió realmente para que se produjera esa estampa? Son muchas las versiones que han ido circulando por las redes sociales y por los medios de comunicación. Desde que se había producido una manifestación de cientos de personas que los agentes tuvieron que disolver hasta que la Policía estaba ahí para impedir que los viandantes ataviados con banderas de España se unieran a los gritos de «¡Gobierno dimisión!» que salían de las ventanas de los edificios.

Para tratar de arrojar luz sobre los verdaderos hechos acaecidos en el corazón del Barrio de Salamanca el pasado domingo, este periódico ha comparado testimonios de personas allí presentes con la versión policial de la que se han hecho eco agencias de noticias como Europa Press.

VERSIÓN DE LOS VECINOS

De acuerdo con el relato de los vecinos de Núñez de Balboa que ha logrado recabar Madrid Hoy, lo que ocurrió el domingo después de cerca de dos meses de cuarentena distó mucho de la normalidad vivida en el barrio durante todas las semanas anteriores.

Siempre de acuerdo con esta versión, un joven vecino de la calle aficionado a la música y DJ en conocidas discotecas de la capital como el Teatro Barceló (antiguo Pachá) se ha dedicado todas las tardes a partir de las ocho a poner música con su equipo de sonido desde el balcón para deleite del resto de la calle.

Convertida en tradición, cada día después de los aplausos a los sanitarios este joven animaba la calle con música de todo tipo y también con el himno de España, cuyos acordes se entremezclaban con el sonido de las fuertes caceroladas contra el Gobierno procedentes de esos mismos balcones.

El pasado domingo iba a ser el último día del DJ reconvertido en ídolo de Núñez de Balboa porque tenía que empezar a preparar los exámenes de la Universidad y ya no iba a tener tiempo de realizar su sesión musical diaria.

Conocedores de esa circunstancia, los vecinos esperaban con más ganas que nunca la que iba a ser la última sesión después de tantas semanas. Pero cuando salieron a sus respectivos balcones, sin saber por qué, se dieron cuenta de que algo había cambiado.

A lo largo de los días anteriores, según relató a Madrid Hoy uno de los vecinos, era habitual que agentes de la policía municipal se unieran desde la calle a la fiesta con aplausos y sirenas.

Sin embargo, el domingo les habían sustituido policías nacionales que cortaron la calle para impedir el paso a los viandantes y que, de acuerdo con esta versión de los hechos, subieron a casa del DJ para identificarle y multarle.

Los vecinos, al darse cuenta de la situación y comprobar que los agentes estaban también identificando a gente que desde la calle gritaba «¡Gobierno dimisión!» entraron en cólera y comenzaron a chillar: «¡libertad!, ¡libertad!».

Los vecinos no dudaron en inmortalizar el momento con sus cámaras, unos vídeos que rápidamente salieron de Núñez de Balboa para difundirse por todo Madrid y convertirse en uno de los temas más comentados del momento y trending topic en Twitter.

VERSIÓN POLICIAL

La versión de fuentes policiales recogida por Europa Press explica que la Policía Nacional se trasladó a la calle porque allí se estaba produciendo una manifestación de hasta un centenar de personas, algo sancionable de acuerdo con el estado de alarma en el que el Gobierno ha instalado a España desde el pasado 14 de marzo.

Sin embargo, los vecinos niegan que esa concentración tuviera lugar y esgrimen que no existe ninguna prueba que lo atestigüe. En cambio, creen que sí que pudieron formarse pequeñas aglomeraciones de gente donde la policía había colocado los furgones policiales para cortar el paso hacia la calle Nuñez de Balboa, movidos por la curiosidad de qué estaba ocurriendo ahí.

De acuerdo con lo recogido por la agencia de noticias, un total de trece personas fueron identificadas y sancionadas por incumplir el real decreto del estado de alarma, mientras que los vecinos opinan que las sanciones se produjeron por motivos políticos.

Los residentes de la zona consideran que la Policía estaba buscando al joven DJ porque, erróneamente, le consideraron un «alborotador político».

Lo peligroso, según estas mismas fuentes, es que si, efectivamente, el joven que ponía música hubiera sido un «alborotador político», «¿en qué se traduce la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado? pues precisamente en que no puede haber nadie en contra del Gobierno».

A raíz de la difusión que han tenido los vídeos y los relatos sobre lo ocurrido, están circulando convocatorias para que la gente descontenta con la gestión del Gobierno de Pedro Sánchez vaya a manifestarse a la calle Núñez de Balboa.

Una convocatoria que ha tenido éxito según las imágenes de ayer en las que se puede ver a un gran número de personas caminando por esa vía. Con todo, los vecinos de la rebautizada como «calle de la resistencia» consideran que es mejor que cada uno aporte «su granito de arena» para protestar contra el Ejecutivo central desde sus respectivas calles y que no hace falta que vayan a la suya.

MANIFESTACIONES CONTRA EL GOBIERNO

Mientras tanto, VOX convocó ayer una manifestación el próximo día 23 de mayo en coche en las principales capitales de provincia para mostrar el descontento ciudadano con la gestión del Gobierno de la crisis del coronavirus.

Las delegaciones de Gobierno de las distintas CCAA deben aprobar esa convocatoria para que puedan celebrarse esas manifestaciones «motorizadas» y, quizá, los vecino de la calle Núñez de Balboa bajen de sus balcones para protestar desde sus automóviles.

Sea como fuere, a los vecinos les quedará por siempre el recuerdo de aquellas tardes de enclaustramiento en las que la música y les unió en la adversidad. Como escribió Jorge Bustos en el diario El Mundo en los primeros días del confinamiento: «Hasta el virus bailaría si pasase a las ocho por Núñez de Balboa».