Lunes, 26 de Octubre de 2020

La hostelería madrileña ha incrementado su facturación un 25%, lo que equivale a unos 44,6 millones de euros, este puente del Pilar respecto a anteriores fines de semana.

Tal y como había previsto la asociación Hostelería Madrid, el estado de alarma impuesto sobre la ciudad ha impulsado consumo local ante la imposibilidad de viajar de más de tres millones de madrileños.

Además, el buen tiempo que ha reinado este puente sobre en la capital ha animado a los ciudadanos a copar las terrazas de bares y restaurantes, sobre todo, el sábado a la hora de comer, momento en el que, según Hostelería Madrid, se registró el mayor pico de consumo.

A pesar de las duras restricciones impuestas sobre la hostelería, con la reducción de aforos al 50% tanto en terrazas como en el interior, la prohibición de consumir en la barra y la obligatoriedad de cerrar a las once de la noche, este puente ha supuesto una bocanada de aire en un momento de máxima incertidumbre y preocupación para el sector.

SOLIDARIDAD CON LA HOSTELERÍA

Conscientes de la delicada situación que atraviesan los hosteleros, son muchos los ciudadanos de buena voluntad que se han sumado a la campaña #EnMadridSeCenaDesdeLas8 puesta en marcha por Hostelería Madrid y por la Asociación de cocineros y reposteros (Facyre) para animar a la población a adelantar su horario habitual de cenas.

Así, desde bares y restaurantes animan a la gente a adelantar su horario de cenas -normalmente en España a partir de las nueve de la noche- a a partir de las ocho de la tarde para poder seguir sirviendo cenas, que suponen la mitad de la facturación diaria en este tipo de locales.

Con todo, desde Hostelería Madrileña pidieron formalmente el pasado 9 de octubre al Gobierno de la Comunidad de Madrid que retrasara ese cierre a las doce de la noche.

Sin embargo, desde que está vigente el estado de alarma, el Ejecutivo autonómico no tiene competencia para hacer eso puesto que se trata de una medida contemplada en el real decreto de estado de alarma publicado en el BOE el viernes pasado.

Solo durante el primer fin de semana de octubre, el primero en el que estuvo vigente esta medida, se cancelaron en Madrid hasta 75.000 reservas de cenas.