Domingo, 13 de Junio de 2021

9   +   1   =  

El pádel está viviendo una época dorada en Madrid. Aunque el número de federados (6.324) no refleja el número real de aficionados en la capital (más de 600.000), el hermano pequeño del tenis crece de forma imparable y va camino de comerle la tostada a sus mayores.

Así lo manifiesta el presidente de la Federación Madrileña de Pádel (FMP), José Luis Amoroto, quien explica a Madrid Hoy que, tras el confinamiento, los números registrados han sido «históricos».

A día de hoy es casi imposible -excepto en las denominadas horas valle, aquellas en las que la gente está trabajando y no puede jugar- reservar una pista en toda la Comunidad de Madrid sin días de antelación.

Con todo, aún es un deporte muy joven, sostiene Amoroto, y tiene mucho margen de mejora a nivel federativo y organizativo pero, claramente, está viviendo, junto al golf, su época dorada en Madrid.

La razón por la que existe tanto lapso entre el número de federados y de aficionados radica, argumenta el presidente de la FMP, en que para jugar al pádel no es requisito indispensable estar federado como si ocurre, por ejemplo, para jugar en un campo del golf.

Además, mucha gente cree erróneamente que si juega torneos de federados el nivel va a ser muy exigente cuando, tal y como relata Amoroto a este periódico, existen grupos en las competiciones acordes a cada nivel.

TOUR4FUN

Todo ese potencial lo ha sabido ver el joven madrileño Gonzalo Chacón, quien junto a su socio, Diego Díaz-Leante, han creado Tour4fun, una empresa de organización de torneos de pádel con un componente social.

Se trata de la primera marca, asegura Chacón a Madrid Hoy, que organiza torneos, no solo en Madrid, sino a nivel nacional -llevan 14 torneos en menos de dos meses de vida- y no solo eso sino que donan parte de los beneficios a causas sociales.

De momento, ya han colaborado con fundaciones contra el cáncer infantil como la Fundación Caico, la Fundación Aladina o la Fundación Universitaria de Navarra.

Chacón está convencido de que de aquí a diez años el pádel va a escalar posiciones hasta convertirse en el segundo deporte de España y achaca su éxito a que es fácil, puede practicarlo gente de todas las edades y no requiere un gran desembolso económico.

Además, considera que es un deporte muy social en el que participan cuatro personas y que, en tiempos de pandemia, su éxito se ha visto catapultado.