Lunes, 26 de Octubre de 2020

Madrid tiene como prioridad, como no podía ser de otra manera, la lucha contra la pandemia del coronavirus. Ahora bien, si hay una fecha señalada en rojo en el calendario como meta principal para doblegar la curva esa es las fiestas navideñas.

Así lo ha afirmado hoy el vicepresidente y consejero de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, quien ha subrayado la vital importancia que tiene para la región contener el virus de cara a tan señaladas fechas después de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, advirtiera esta semana de que, si la situación continúa como hasta ahora, las fiesta se van a tener que celebrar con severas restricciones.

«Yo quiero unas Navidades en las que Madrid sea un lugar donde la gente se pueda mover libremente», ha afirmado el político de Ciudadanos (C’s), pero para eso, ha asegurado, «que hay que tomar medidas».

Unas medidas en las que, según ha avanzado hoy en la habitual rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de los miércoles, ya está trabajando la Consejería de Sanidad para implementarlas en cuanto decaiga el estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado viernes.

Aguado ha incidido en que la campaña de Navidad puede ser «un salvavidas» para la supervivencia de muchos negocios madrileños, al tiempo que ha recordado la importancia de cuidar la salud pero también la economía de Madrid.

«Ojalá en navidades podamos estar en una incidencia acumulada de menos de 25 casos por cada 100.000 habitantes», ha deseado el vicepresidente en medio de la batalla desatada por el cambio de criterio en la incidencia de casos para mantener el estado de alarma en Madrid realizado, si razones objetivas algunas, por el ministerio de Sanidad.