Martes, 18 de Mayo de 2021

La Comunidad de Madrid ha anunciado hoy que, a partir del próximo jueves 18 de febrero, siempre y cuando la situación epidemiológica continúe bajando hasta esa fecha, el toque de queda se retrasará hasta las 23.00 horas, así como el cierre de bares y restaurantes, no pudiendo admitir nuevos clientes a partir de las 22.00 horas.

Así lo ha anunciado este viernes el viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Antonio Zapatero, ante la bajada de la incidencia acumulada de positivos covid detectada en la región, que en la última semana ha descendido hasta los 635 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que la semana pasada se sitúo en 860 casos por cada 100.000 habitantes y la anterior en 994 casos.

Además, Zapatero ha anunciado que, a partir del próximo jueves, cines, teatros y espacios similares, así como los establecimientos de hostelería, tendrán un cierre flexible que únicamente deberá respetar el toque de queda a las 23.00 horas y no podrán admitir nuevo público a partir de las 22.00 horas.

Con todo, el viceconsejero ha señalado que nadie debe confundir «flexibilizar» con «relajar» y ha recordado que seguirán vigentes prohibiciones como la de que no pueden reunirse personas no convivientes en los domicilios, la limitaciones en las mesas en los establecimientos de hostelería (4 en las mesas interiores y 6 en las exteriores), el uso obligatorio de mascarilla excepto cuando se esté comiendo y los cierres perimetrales de zonas básicas de salud y localidades.

Respecto a esos cierres, la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, ha informado de que un total de 24 zonas básicas de salud (ZBS) y 15 localidades dejarán de tener restricciones de movilidad el próximo lunes 15 de febrero, mientras que 55 ZBS y otras 14 localidades continuarán confinadas.

Esto supone que 1,4 millones de madrileños tendrán limitaciones de movilidad, lo que equivale a un 21% de la población de la región y a un 24% de los positivos.