Miércoles, 26 de Enero de 2022

Madrid se despide de los tan criticados contratos de la época en la que presidia Ana Botella, los cuales están en vigor desde 2013. Estos nuevos contratos, firmados el lunes por José Luis Martínez-Almeida, conlleva una subida del gasto y del número de trabajadores dedicados a limpiar las calles y las zonas verdes de la ciudad.

Un presupuesto aproximado de 1.600 millones de euros, destinado a diversas empresas como Cespa, OHL… hasta 2027, y a una inversión de 435 millones de euros hasta 2025 para las zonas verdes, se sumarán hasta 2.500 trabajadores más a los servicios de limpieza -2.000 para las calles y 500 para los parques y jardines-. «No es que Madrid estuviera sucio, pero no estaba lo suficientemente limpio», manifestó ayer el alcalde durante la presentación.

También, se ha actualizado la maquinaria existente con mas de 100 vehículos nuevos, casi todos son cero emisiones o eco. Estos vehículos traen la posibilidad de incorporar cuchillas para convertirse en máquinas quitanieves, para estar preparados para futuras nevadas.

Asimismo, debido a las extraordinarias medidas de saneamiento tomadas durante la pandemia, el servicio incluyó por primera vez 14 nebulizadores y 52 mochilas nebulizadoras, con el objetivo de desinfectar las calles en caso de alerta sanitaria o condiciones similares. La limpieza viaria también debe hacerse con mayor frecuencia, y se espera que se fortalezca en el centro histórico y centro turístico, y al mismo tiempo, se reanudará el fortalecimiento de la temporada fría y la temporada navideña.

Otra gran innovación es el establecimiento de un equipo dedicado a informar sobre eventos ciudadanos las 24 horas del día, de modo que los vecinos puedan enviar fotos de estado de un área determinada a través de teléfonos activados, redes sociales y aplicaciones específicas. El Ayuntamiento se comprometió a reducir a la mitad el tiempo de recogida de los residuos que se dejan indebidamente en la vía pública.