Miércoles, 04 de Agosto de 2021

Grupo Larumba, grupo Lalala y grupo El Escondite, tres de los principales buques insignia del ocio nocturno y la gastronomía madrileños se han unido para aportar su granito de arena en la crisis del coronavirus que está azotando muy especialmente a la capital.

Con sus decenas de restaurantes y clubs repartidos por toda la ciudad clausurados, estos empresarios y sus trabajadores se dedican a preparar menús solidarios para repartir en los hospitales madrileños en una acción coordinada con al Ayuntamiento de José Luis Martínez-Almeida.

Solamente el pasado miércoles entregaron en el hospital de campaña de IFEMA, convertido en el más grande del país, 500 cenas, además de otras doscientas para familias desfavorecidas del barrio de Tetuán.

Tanto es el trabajo que tienen que desde sus redes sociales estos restaurantes han pedido ayuda de voluntarios profesionales para integrarse en sus cocinas y poder seguir alimentando a los sanitarios en sus maratonianas jornadas.

FOOD 4HEROES

La hostelería madrileña está demostrando en esta crisis una solidaridad sin precedentes, y es que Larrumba, Lalala y El Escondite no son, ni mucho menos, los únicos que se han lanzado a ayudar.

Alrededor de noventa empresas del sector en Madrid se han aglutinado en torno a la iniciativa #Food4Heroes (Comida para héroes) para dar de comer de forma totalmente altruista a los profesionales de la sanidad madrileña.

Esta iniciativa nació de forma espontánea un día antes de que el Gobierno decretara del Estado de Alarma de la mano de Hugo Rodríguez, copropietario de las pizzerias Grosso Napoletano.

El éxito al dar a conocer la iniciativa en redes sociales fue tal que, casi dos semanas después ya cuenta con réplicas alrededor de toda España y, solo en Madrid, ya son cerca de un centenar de empresas implicadas.

Los sanitarios de la Comunidad de Madrid suelen compartir fotos de las donaciones diarias en las redes sociales utilizando el hastag #Food4Heroes para dar las gracias.

Los empresarios de la hostelería madrileña también merecen nuestro más sincero y caluroso aplauso.