Miércoles, 18 de Mayo de 2022

La Comunidad de Madrid registró en marzo 10.864 parados más que el mes anterior, una cifra que representa el peor incremento del tercer mes del año respecto a febrero desde el año 2009, cuando el número de desempleados inscritos ascendió en 18.128, en plena crisis económica.

En total, el número de parados en la comunidad según los datos publicados hoy por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social alcanzó las 363.760 personas, lo que supone un 3,08% más que en febrero y sitúa a Madrid como la cuarta región de España con mayor número de parados, solo por detrás de Andalucía (945.333), Cataluña (417.047) y Comunidad Valenciana (401.827).

Por sectores, el de servicios encabezó el número de parados del mes de marzo con 287.492, muy por delante de su inmediato ulterior, el de la construcción con 28.873 parados, después de que el Gobierno de Pedro Sánchez decretara el pasado domingo el cierre de las obras en todo el país como actividad no esencial de la economía.

Las personas paradas en marzo que no han trabajado nunca antes en la Comunidad de Madrid ascendieron a 22.863, mientras que las dedicadas a la industria fueron 21.664 y las dedicadas a la agricultura y pesca apenas fueron 2.858.

EL PEOR MES DE LA HISTORIA DE ESPAÑA

La crisis del coronavirus ha arrastrado a España a su peor mes de la serie histórica en incremento del número de parados, 302.000 personas, lo que eleva el número total de parados a 3.548.312.

Un aumento que se multiplica en los datos de afiliación a la seguridad social presentados también este jueves por el Gobierno de los que se desprende que durante el mes de marzo se perdieron hasta 833.979 empleos, de los cuáles 182.000 lo hicieron el primer día laborable tras la declaración del Estado de Alarma el pasado sábado 14 de marzo.

UNAS CIFRAS «TREMENDAS»

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, calificó las cifras del paro registrado y afiliación a la Seguridad Social que su departamento dio este jueves a conocer como «excepcionales» y «tremendas», al tiempo que reconoció que queda «mucho trabajo por hacer».

La ministra subrayó que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha calificado los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) españoles -que no están incluidos en los datos de paro conocidos hoy- como uno de los «caminos a seguir».

«El mecanismo de los ERTEs del Gobierno de España ha impedido la destrucción de empleo. Las personas acogidas en ERTEs están dadas de alta y existe un compromiso de permanencia en la empresa de seis meses. Esta es la herramienta idónea para no destruir empleo«, aseguró Díaz en la rueda de prensa en la que dio cuenta de los datos.