Miércoles, 04 de Agosto de 2021

Hosteleros de Navacerrada han restado importancia al cierre de la carretera de subida al puerto decretado por la Dirección General de Tráfico este fin de semana para evitar las aglomeraciones que se produjeron durante el puente de la Constitución y la Inmaculada.

Según relata el dueño de dos de los restaurantes más conocidos de la localidad, La Petit Raclette y El Portillón, Santiago Pérez, a Madrid Hoy, el cierre, decretado para este sábado y este domingo de 6 a 19 horas a partir del kilómetro 12,500 en Cercedilla, no les ha afectado.

Pérez explica que, aunque calcula que este fin de semana se ha acercado una tercera parte de la gente que fue a Navacerrada durante el pasado puente de diciembre, eso no se ha traducido en un descenso de las reservas.

«Lo del fin de semana pasado fue bestial, estábamos desbordados y no había capacidad para dar de comer a tanta gente», asegura el hostelero, que estima que entre 50.000 y 80.000 personas fueron a Navacerrada esas fechas y que los alrededor de 20 restaurantes de la localidad no daban a basto.

Por ello, afirma que a pesar de que, debido al cierre de la carretera, este fin de semana ha habido «muchísima menos afluencia», sus restaurantes han estado llenos en todo momento y opina que el resto de establecimientos también.

«Yo creo que no se ha quedado ningún restaurante sin llenar», señala al estimar que unas 5.000 personas se han trasladado a la localidad en estos dos días.

Pérez afirma a este periódico que aunque la carretera del puerto haya permanecido cerrada, ir al pueblo sigue siendo un aliciente para los madrileños y manifiesta que desde que se decretó el cierre perimetral de la Comunidad de Madrid el pasado viernes 4 de diciembre la mayoría de restaurantes han estado «hasta arriba» en parte también «por las restricciones de aforo».