Lunes, 26 de Octubre de 2020

Aunque las promesas de este Gobierno hay que ponerlas en cuarentena -nunca mejor dicho- el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha comprometido con el Gobierno de la Comunidad de Madrid a no pedir la prórroga del estado de alarma una vez se cumplan los 15 días estipulados.

De este modo, y si el Gobierno de Pedro Sánchez cumple con su palabra, Madrid saldrá del estado de alarma el próximo viernes 23 de octubre. Tras este compromiso y después de que el Ejecutivo rechazara ayer la solicitud de Madrid de terminar inmediatamente con el estado de alarma porque ya no se cumplían los requisitos, el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, ha avanzado hoy que la región no va a volver a pedir que se anule el estado de alarma.

Según Aguado el ministerio de Sanidad dejó ayer muy claro que no piensa adelantar el fin del estado de alarma por lo que considera que «lo más pragmático» es esperar a que decaiga de forma natural dentro de nueve días y, mientras tanto, continuar trabajando en una nueva orden de la Consejería de Sanidad de Madrid para que entre en vigor a partir de ese decaimiento.

De este modo, el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso parece haber cambiado drásticamente de criterio después de que ayer la propia presidenta, junto con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, aseguraran en una rueda de prensa conjunta que Madrid iba a pedir cada día que se termine con el estado de alarma.

Parece que el compromiso adquirido en la reunión del grupo Covid-19 que se celebró ayer por la tarde ha hecho cambiar de parecer a Madrid que, según Aguado, va a tratar de buscar conjuntamente con el Gobierno central un marco jurídico adecuado para cuando termine la alarma en el que Madrid pueda seguir trabajando contra el virus en la misma línea en la que lo ha hecho en los últimos meses.