Martes, 20 de Abril de 2021

Aunque el funeral de Estado por las víctimas del coronavirus en España apenas ha durado poco más de media hora, ha dejado un puñado de anécdotas que están copando las redes sociales.

La primera de ellas tiene que ver con Su Majestad el Rey Felipe VI, quien, después de pronunciar un celebrado discurso en memoria de los miles de fallecidos por la Covid-19 y de aplaudir la labor de los sanitarios que han trabajado sin descanso durante la pandemia, ha vuelto a su asiento pero ha sufrido un pequeño despiste.

Al monarca se le ha olvidado volver colocarse la mascarilla, un descuido del que le ha advertido su primogénita, la Princesa de Asturias que, muy avispada, ha recordado a su padre que debía ponérsela, cosa que el Rey ha hecho inmediatamente.

Otra de las anécdotas de la jornada tiene que ver también con la mascarilla. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha dado la nota al aparecer con una mascarilla con un estampado de tiburones.

Algo que ha desatado la indignación de muchos por considerarlo una falta de respeto en un funeral en el que la mayoría de los asistentes llevaba mascarillas monocolores, muchas de ellas negras.

También ha suscitado una agria polémica el conjunto con el que ha asistido la presidenta del Senado, Pilar Llop, que ha llevado una falda de tubo morada brillante con una blusa dorada.

Un atuendo del todo inapropiado para la ocasión que ha suscitado infinidad de comentarios en Twitter y que le han convertido en tendencia esta mañana.