Lunes, 14 de Junio de 2021

La Comunidad de Madrid ha vuelto a convertirse en el centro de la polémica por las nuevas medidas anunciadas ayer por su presidenta, Isabel Díaz Ayuso.

Desde el Gobierno central, desde otros gobierno autonómicos (incluso del mismo signo político), desde platós de televisión y páginas de periódicos…la región es objeto de escrutinio (y críticas) constantes.

Se habla de que el Gobierno autonómico ha «relajado» las medidas contra el covid. Lo cierto es que el anuncio de ayer de Ayuso incluía un endurecimiento del uso de la mascarilla en establecimientos de hostelería (donde solo se podrá quitar para comer y beber), y un ampliación de dos personas más en las mesas de las terrazas al aire libre.

Es decir, esa «relajación» de medidas hace referencia exclusivamente a que seis -en lugar de cuatro personas- puedan sentarse en el exterior con la mascarilla puesta cuando, según ha recordado hoy el consejero de Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha quedado demostrado la baja incidencia de contagios en ese contexto.

En palabras de López, se trata de una polémica totalmente «irreal» a la que, cómo no, se ha unido este martes el Gobierno central a través de su portavoz, María Jesús Montero, quien ha pedido a las comunidades autónomas no «relajar las medidas» porque «contra el covid no hay atajos».

La Comunidad de Madrid tiene ahora mismo restringida la movilidad en 71 zonas básicas de salud y 30 localidades, cierra todos los establecimientos de ocio y hostelería a las nueve de la noche, no deja que más de cuatro personas se sienten en la misma mesa en el interior de un establecimiento y no más de seis en el exterior, la mascarilla es obligatoria en todo momento excepto cuando se esté comiendo y bebiendo, están prohibidas las reuniones de personas no convivientes en domicilios y el toque de queda está fijado a las 22.00 horas.

¿Dónde está el atajo?