Martes, 18 de Mayo de 2021

La expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha declarado este viernes en el conocido como ‘caso máster’ en el que se enfrenta a una pena de tres años y tres meses de cárcel por un presunto delito de falsedad documental.

Cifuentes ha explicado a la sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid a preguntas del Ministerio Fiscal cuál fue su proceder el día 22 de marzo de 2018, jornada en la que elDiario.es publicó las primeras informaciones sobre las supuestas irregularidad de su máster de Derecho Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Ese día, la entonces regidora de la Comunidad de Madrid ha relatado que, al conocer las publicaciones periodísticas, se puso en contacto con su gabinete asesor en el Gobierno autonómico para que solicitaran a la Universidad los documentos pertinentes para acreditar que, efectivamente, cursó ese máster.

«Yo no tenía ningún documento acreditativo y por eso pedí a mi gabinete que pidieran a la Universidad copia de la matrícula, copia del pago de la matrícula y un certificación académica personal donde constara el aprobado de las 12 asignaturas y del Trabajo Fin de Máster (TFM)», ha señalado Cifuentes.

La Universidad mandó esos documentos además del acta del Trabajo Fin de Máster, un documento que, según ha afirmado la antigua dirigente popular ella no había pedido.

Sin embargo, al recibirlo no dudó de su verosimilitud y decidió enseñarlo en un vídeo que colgó en sus redes sociales porque, manifiesta, cómo iba a imaginar que había sido falsificado.

«En ningún momento puedo pensar que iba a haber una firma falsificada, a mi no se me pasaría por la imaginación exhibirlo de ser así, actué de buena fe dando por bueno un documento que me manda el rectorado», ha indicado.

Una falsificación que reconoció haber realizado el pasado lunes en la primera sesión del juicio la acusada Cecilia Rosado, quien se enfrenta a una pena de 21 meses de prisión, tras recibir presiones por parte del catedrático fallecido Enrique Álvarez Conde, director Instituto de Derecho Público responsable del máster.

Cifuentes ha afirmado que jamás de puso en contacto con nadie de la URJC -ni siquiera conocía a Rosado, ha asegurado- ni el 22 de marzo de 2018 ni ningún otro día y que cuando saltó la polémica «tenía el convencimiento de que había hecho todo bien y que el asunto iba a quedar en nada».

La expresidenta madrileña ha sostenido también durante todo el interrogatorio, tanto por parte de la Fiscalía como a preguntas de la acusación particular representada por la URJC, que cursó el máster completo, aunque sin ir a clase porque se lo habían permitido, y realizó todos los trabajos pertinentes, incluido el de fin de máster.