Miércoles, 26 de Enero de 2022

VOX no gana para disgustos con el certificado COVID-19. Ahora, se ponen al mismo nivel que el resto de partidos y empresas para las cenas de navidad requiriendo el certificado COVID-19. Este hecho ha provocado una avalancha de críticas de los afiliados hacia la dirección por obligar a cumplir esta norma que, entienden, no pueden cumplir al no estar muchos de ellos sin vacunar.

“Es tremendo que nos digan que llevemos un certificado cuando desde el partido no se apoya la vacuna. Parece que no quieren que asistamos” se queja uno de los afiliados que no podrá asistir a la cena de navidad en Vizcaya. Otro es aún más duro tras recibir el mensaje que le obligan a llevar el certificado al afirmar que “la dirección se ha convertido al globalismo y ahora todos a vacunarse. ¡Qué gran decepción!”. Así están en estos momentos los ánimos entre los afiliados de Vizcaya con la dirección.

La cena, que iba a ser parte del encuentro entre afiliados acérrimamente motivados por los sondeos y por la ilusión de estar con el líder de la formación se ha tornado en decepción para muchos. La exigencia de un certificado, que en principio niegan desde el partido a través de una vacuna con la que el partido se ha mostrado crítico parece que no está sentando bien. El grupo de afiliados que día a día se muestra más crítico con la dirección por aceptar y comulgar con la vacunación y las restricciones no para de crecer. Muchos de ellos ya expresan su intención de darse de baja, incluso en redes sociales, si desde la dirección del partido no se rectifica las posturas de diputados y altos dirigentes, como Macarena Olona, al vacunarse y dar publicidad publicando dicha acción. “No sólo que no se muestran en contra de la vacuna. Es que encima alardean de vacunarse y animan a que vacunemos a nuestros hijos. Yo no he votado a VOX para que haga lo que hacen los otros. O cambian y nos definimos ya contra el experimento chino de vacunarnos o conmigo que no cuenten” nos dice María Jesús con un claro tono de enfado al preguntarle por la cena en Vizcaya.

El creciente malestar es un hecho palpable en toda España. VOX tiene por delante, y ahora con las cenas de Navidad de partido, una oportunidad clara de definirse como un partido que escucha a sus electores y afiliados y rechaza la vacuna y los certificados o, por el contrario, convertirse en un nuevo partido que hace caso a la globalización y todo lo que marca el gigante rojo, Osoros y demás intelectuales progres que nos llevan al fin de los estados.