Sabado, 06 de Marzo de 2021

6   +   6   =  

La boda celebrada el pasado sábado en el Casino de Madrid se ha convertido en uno de los temas más comentados (y criticados) en las últimas horas en redes sociales y medios de comunicación.

La chispa saltó con un vídeo en el que se puede ver a a los contrayentes entrando en el salón donde se celebraba la comida sin mascarilla y donde fueron recibidos por los invitados agitando sus servilletas. Además, ha circulado una fotografía de algunos de los invitados en la que tampoco llevaban la mascarilla puesta.

Las redes han ardido de tal manera que la Dirección General de Salud Pública ha abierto una investigación sobre el asunto y ha puesto en conocimiento de la Policía Municipal de Madrid los hechos.

Lo cierto es que en Madrid se celebran bodas todos los fines de semana, que en el vídeo se puede apreciar como ninguno de los invitados se mueve de su asiento -como mucho se ponen en pie pero permanecen estáticos excepto por el agitar de la servilleta- y están sentados en mesas de cuatro comensales, tal y como establece la normativa de la Comunidad de Madrid.

Por otra parte, de acuerdo con las declaraciones hechas por una conocida invitada al enlace matrimonial, todos los invitados se sometieron a una prueba PCR antes de la celebración y únicamente pudieron acudir a ella las personas que dieron negativo.

Es lícito que a la gente le pueda chirriar ver un ambiente tan festivo pero las bodas están permitidas y es normal que, si se celebran, la gente no acuda a ellas con ánimo de funeral, a pesar de la pandemia.

¿Es está quizá una polémica hinchada porque los contrayentes eran personas de la jet set madrileña? ¿Cuántas bodas se celebran cada fin de semana en Madrid a pesar de todo y no circulan vídeos de ninguna?

El debate de bodas sí o bodas no tiene cabida pero, si es bodas sí, ¿no pueden los invitados mostrarse alegres y agitar una servilleta o quitarse la mascarilla para una fotografía? ¿Se está sobreactuando en la reacción a estos vídeos y criminalizando demasiado a los contrayentes, de los que están circulando nombres y detalles de su vida privada?

El debate está servido.