Miércoles, 18 de Mayo de 2022

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha estallado hoy contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien hoy abandona su puesto en mitad de la tercera ola del coronavirus para presentarse como candidato del PSC a las elecciones catalanas del próximo 14 de febrero.

Una cita electoral que, de momento se mantiene para esa fecha, a pesar de la subida de los contagios por covid en todo el país y del decreto publicado por la Generalitat para retrasarlas hasta el 30 de mayo, a la espera de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña se pronuncie de manera definitiva el próximo lunes 8 de febrero.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), si finalmente se celebraran los comicios el 14 de febrero Illa ganaría, tres puntos por encima de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) por lo que al Gobierno central no le interesaría retrasar esa cita electoral.

Esa es la teoría más extendida de por qué el Ejecutivo no quiere endurecer todavía las medidas contra el coronavirus, hipótesis que comparte la presidenta madrileña Díaz Ayuso.

En su opinión, como en la de tantos otros, el Gobierno central se niega a imponer mayores restricciones a nivel nacional a pesar del aumento del número de contagios porque ello obligaría a, efectivamente, retrasar las elecciones en Cataluña lo que desinflaría los buenos pronósticos del candidato del PSC, lo que llaman el «efecto Illa».

«¿A qué está esperando para tomar medidas más difíciles, a que se vaya su candidato o a que acaben las elecciones en Cataluña?», se ha preguntado este martes la regidora popular tras la firma de dos convenios de colaboración con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) y el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la 1ª Región (COEM) para la realización de manera gratuita de pruebas de antígenos en farmacias y clínicas dentales a partir del próximo 1 de febrero.

Visiblemente enfadada, Díaz Ayuso ha manifestado su «más absoluta decepción y hartazgo» con el «papel tan lamentable» que está teniendo Sánchez en la gestión de la pandemia.

«El presidente del Gobierno de España, en la epidemia más grave que se recuerda, solo sale a hacer propaganda y le da igual todo, ni siente ni padece lo que está pasando en este país«, ha lamentado antes de culpar a la nefasta gestión del Ejecutivo nacional de la situación a la que se enfrenta ahora el país.

Ayuso se ha preguntado «¿cuántos casos de la cepa británica se podrían haber evitado si se hubieran endurecido los controles en el aeropuerto de Barajas?«, una reclamación que, ha recordado, su Gobierno lleva haciendo desde el pasado mes de mayo.

«Lo dijimos desde el mes de mayo y la cepa británica nos ha cambiado el paso y estamos ahora mismo en esta situación precisamente por esa falta de control. Con test masivos y ampliando la capacidad hospitalaria no tendríamos que estar aplicando otras medidas más dura», ha agregado.

Además, ha indicado que la intención desde la Puerta del Sol fue empezar con las pruebas de antígenos tanto en farmacias como en clínicas dentales el pasado 1 de diciembre y que el retraso de dos meses se debe a la dejadez que desde Moncloa han mostrado con este asunto.

«Me gustaría saber cuántas familias madrileñas podrían haber evitado contagiar a los suyos en las cenas de Navidad y en las reuniones durante estas semanas anteriores, cuántas personas podrían estar hoy sanas y se han visto infectadas porque no han tenido la facilidad de bajar a la farmacia de su calle», ha manifestado.

La presidenta ha recordado que el Gobierno central cerró Madrid con una incidencia de 500 y se a preguntado «¿por qué no lo hacen con otras comunidades autónomas, que están en un momento peor?».

«Cerraron la Comunidad de Madrid aplicando un estado de alarma contra el criterio de las administraciones sanitarias en Madrid que sí sabían lo que estábamos haciendo«, ha concluido.