Martes, 19 de Enero de 2021

El líder del Vox, Santiago Abascal, ayudó ayer a llegar a su casa a dos hermanos que quedaron atrapados por la borrasca Filomena en la madrileña estación de Chamartín.

Según ha contado a Madrid Hoy uno de los hermanos, su coche quedó «empanzado» ayer en torno a las ocho de la tarde en la estación de tren de Chamartín por culpa de la nieve.

Después de una hora tratando de moverlo y de intentar encontrar, sin éxito, unas eslingas -una herramienta de elevación-, decidieron comenzar a parar coches que pasaban por la zona para que les ayudaran.

Resultó que uno de los que pararon fue el coche del diputado Santiago Abascal quien, de acuerdo con el relato de este joven que prefiere reservar su identidad, les ayudó a sacar el coche con ayuda de un mecánico que viajaba con él en otro coche de apoyo.

Sin embargo, al tener las cadenas rotas y haber perdido todo el líquido de los frenos, los hermanos decidieron abandonar el vehículo en la estación y el político se ofreció a llevarles a casa, en el barrio de Ventas.

Durante el trayecto, Abascal les reveló que llevaba todo el día con otro compañero de partido -al que los hermanos no han sabido reconocer-, ayudando a gente pero que había optado por no darle mayor publicidad.

«Nos daba un poco de apuro que nos llevara pero se ofreció y la verdad que nos hizo la noche», explica nuestro interlocutor a este periódico, al que se ha animado a informar de lo sucedido como gesto de agradecimiento.

«Nos ayudó en silencio, no se ha hecho fotos ni le ha dado publicidad, lo ha hecho como uno de los muchos ciudadanos que están saliendo a ayudar«, opina este joven, que considera su actuación un «ejemplo de servicio a la sociedad, vocación que todo político debería tener».